0

Caídas y morados

meneame_share

Incluso siendo las mamás mas atentas y cuidadosas, en ocasiones, podemos distraernos un momento. Y en ese momento, que es un pequeño instante, sin que nos demos cuenta nuestro hijo puede caerse y hacerse un morado o rasparse la piel.

Lo primero que nos planteamos es si debemos acudir a urgencias, pero la mayoría de las veces esa medida es exagerada. Aunque como los efectos de una caída siempre son imprevisibles es importante observar la aparición de síntomas.

chichon Caídas y morados

Si le sale un chichón, es importante aplicar un poco de hielo sobre la zona afectada ya que el frío constriñe los vasos sanguíneos y obstaculiza la salida del líquido que produce la hinchazón. No ha de aplicarse directamente sobre la piel ya que provocaría el mismo efecto que una quemadura, es mejor envolverlo en un pañuelo o en una toalla. También se puede utilizar hielo seco que se vende en las farmacias.

Si la herida es superficial y no necesita puntos de sutura hay que lavarla bien con agua y jabón y enjuagarla después sólo con agua. Es mejor dejar la herida descubierta o utilizar una gasa estéril engrasada para evitar que se pegue depués a la piel. En los días posteriores deberemos limpiarla puntualmente hasta su curación.

untitleddsds Caídas y morados

Debemos acudir al pediatra si los morados surgen en zonas no expuestas a traumatismos como la parte alta del tórax o la cara o si el bebé o el niño tienen somnolencia, vómitos o llora si se le toca la cabeza. Hay que controlar si hay comportamientos extraños como descoordinación de movimientos en manos y piernas; y si hay hemorragia y esta no se detiene transcurridos diez minutos hay que acudir inmediatamente a urgencias.


meneame_share

Escribe un comentario